MIS GRANDES MAESTROS

Hola, ¿qué tal estás? Hoy te quiero hablar de mis grandes maestros, los que me muestran todo lo que soy, con mi luz y mi sombra, los que me hacen pasar del amor más eterno a la rabia y al desborde en una sola tarde, los que me hacen de espejo con todo aquello que está en mi y no veo (o no quiero ver), los que me hacen ser mi mejor versión, llegando a todo cuando siento que no puedo más. Ellos son mi motivación, para levantarme cada día y seguir caminando en esta aventura de vida que hemos elegido. Y con todo esto te digo que no es un camino de rosas como a veces nos venden, que es muy fácil perderte a ti misma en el camino de la maternidad, perderte como pareja, perderte como amiga, perderte como mujer. Que muchas veces es agotador, que te sientes sola, incomprendida, que te cuesta reconocerte y lo ves todo negro.

COMO VIVIR DESDE TU PROPOSITO

Hola, ¿qué tal estás? Espero que aún quede en ti algo de estos días de vacaciones. Tan necesarias y tan intensas. Al menos en mi caso, vacaciones con niños son todo menos descanso. Pero con este todo me refiero a un viaje de conexión conmigo y con los míos, a reconnectar con una infinidad de cosas que no valoro hasta que no tengo; la libertad, la naturaleza, las relaciones con los demás, poder compartir risas, emociones, sobremesas, proyectos.... Cosas necesarias (en mi caso) para ser feliz. Estos días me han servido para parar y observar, mirar la vida que llevo, mis valores, si realmente estoy en el camino de lo que que quiero, de lo que me gusta y me hace vibrar.

LA OVEJA NEGRA QUE NECESITA SER VISTA

Hola, ¿qué tal estás? Aquí vengo con ganas de despertar algo nuevo en ti. Hoy quiero hablarte del síntoma. Esa oveja negra que aflora y necesita ser vista. Eso que nos pasa que no queremos ver. Eso que tapamos, parcheamos, escondemos y evadimos. Eso que no nos gusta y no queremos ver ni escuchar. Eso que nos habla de nosotros, de algo que debemos mirar, escuchar y sanar. Eso que nuestro cuerpo hace consciente de una forma u otra. Para mi el síntoma es una oportunidad maravillosa para observar, mirar y aprender lo mucho que ha venido a decirnos de nosotros mismos.

CONECTAR, VALORAR, AGRADECER

Hola, ¿qué tal estás? Hoy quiero compartir algo que lleva días cociéndose dentro de mi. Hace días que me encuentro con madres que me cuentan su necesidad de volar, de evadirse, de estar solas. Y me lo cuentan con una culpa tremenda. Una culpa que les hace vivir en silencio aquello tan malo que sienten, impidiéndoles compartirlo con otras mujeres que pueden estar sintiendo lo mismo. Volvemos con la culpa de la malamadre, una culpa que nos limita y nos frena a escucharnos y permitirnos sentir y hacer aquello que nos está pidiendo nuestro cuerpo.

VOLVER A TI

Hola, ¿qué tal estás? Te escribo con mucha necesidad de conectar, conmigo, con los demás, con la vida. Hoy quiero compartir contigo algunas herramientas que me ayudan a hacerlo. Herramientas que me sirven para vivir en bienestar, para centrarme, para quererme, para calmar la ansiedad cuando viene, para cuidarme y respetarme, para priorizarme, para escucharme y darme lo que necesito, para nutrirme y poder nutrir a los míos como necesitan.

LA NECESIDAD DE NUTRIRTE PARA PODER NUTRIR

Hola, ¿cómo estás? Llevo días sin pasarme por aquí y no sabes como anhelaba este momento, para mi es un momento de conexión, de reflexión y de reparación. Compartir de dentro hacía fuera es terapéutico y maravilloso. No te voy a engañar, están siendo días muy intensos, se respira una energía densa tanto fuera como dentro de casa. Adultos y niños. Incluso nuestro fiel amigo, Wilco. 

Comienza por mi Ebook y mi Podcast

30 recursos esenciales para vivir desde el autocuidado y el empoderamiento, más un podcast de meditación. Descárgalo gratis ahora.