Recuerdo mi embarazo como algo precioso, un estado entre tranquilidad, paz, felicidad extrema y bienestar general. Reconozco que tuve un muy buen embarazo, me refiero a que me encontré siempre mejor que bien. Comer, dormir y pensar en mi bebe era todo lo que me ocupaba mi mente. ¡Qué gozada! La dulce espera lo llaman, y en mi caso fue literalmente esto, una dulce y apasionante espera.

Una chica que se estaba formando como Doula me recomendó algunos libros que devoré en pocas semanas. Os quiero hablar de uno de ellos; La maternidad y el encuentro con la propia sombra de Laura Gutman. Este libro me marcó muchísimo. De hecho, le debo gran parte de lo que soy ahora, mi manera de entender y vivir la maternidad.

El encuentro con la propia sombra se refiere a la parte oculta de cada mujer, a los conflictos emocionales que inevitablemente salen a la luz al ser madres para hacernos despertar y sanar. También habla de la institucionalización del parto en nuestra sociedad occidental, del campo emocional tan profundo en la díada madre e hijo, de la importancia del rol del padre como sostenedor emocional, de las enfermedades de los niños como manifestación de la realidad emocional de la madre, de los niños y el derecho a la verdad,.. Abarca una infinidad de temas que hay que ir saboreando y digiriendo poco a poco para no empacharnos.

Se trata de un libro que confronta, que puede hacerte pasar del amor al odio en un momento, incluso a veces puede hacerte enfurecer o crear rechazo. Os invito a coger aquello que os sirva y soltar aquello que no o que en este momento no podáis sostener. Se trata de disfrutar del camino, de abrirnos para poder ser mujeres, madres y personas libres, felices y lo más importante ser nosotras mismas aceptando nuestras luces y nuestras sombras, aprendiendo de ellas para crecer un poquito más cada día.

A mi me sirvió muchísimo tanto para preparar mi maternidad durante el embarazo como con la crianza de mi pequeño. Recuerdo que al terminarlo fui corriendo a comprar un par de ejemplares para regalar a amigas mías.
Es un must que toda madre (y padre) debería leer. Digo padre ya que puede resultar muy útil para ellos, que normalmente se encuentran más perdidos que nosotras. Pero de ellos hablaré en otro post, se merecen dedicación exclusiva.