Hola, ¿cómo estás?
Espero que este mail te encuentre muy bien o en el camino de estarlo.

Hoy quiero compartir contigo este mini cuento que me parece una metáfora maravillosa de lo que es la vida.
Lee hasta el final que hoy te traigo un regalo práctico muy transformador.
 
EL ECO DE LA VIDA
 
Un niño y su padre, estaban caminando por las montañas. De repente, el hijo se cae, se lastima y grita: 
– Aaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh!
Para su sorpresa oye una voz repitiendo en algún lugar de la montaña: 
– ¡Aaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhh! 
Con curiosidad el niño grita: 
– ¿Quién está ahí? 
Recibe una respuesta: 
– ¿Quién está ahí? 
Enojado con la respuesta, el niño grita: 
– Cobarde.
Y recibe de respuesta: 
– Cobarde. 
El niño mira a su padre y le pregunta: 
– ¿Qué sucede? 
El padre, sonríe y le dice: 
– Hijo mío, presta atención. 
Y entonces el padre grita a la montaña: 
– Te admiro. 
Y la voz responde: 
– Te admiro. 
De nuevo, el hombre grita: 
– Eres un campeón. 
Y la voz le responde: 
– Eres un campeón. 
El niño estaba asombrado, pero no entendía. Luego, el padre le explica: 
 
La gente lo llama eco, pero en realidad es la vida. Te devuelve todo lo que dices o haces. Nuestra vida es simplemente un reflejo de nuestras acciones. Si deseas más amor en el mundo, crea más amor a tu alrededor. Si deseas felicidad, da felicidad a los que te rodean. Si quieres una sonrisa en el alma, da una sonrisa al alma de los que conoces. Esta relación se aplica a todos los aspectos de la vida. La vida te dará de regreso exactamente aquello que tú le has dado. Tu vida no es una coincidencia, es un reflejo de ti. 

Te invito a que observes los resultados que estas obteniendo en tu vida. ¿Te gusta? Si la respuesta es no, es momento de tomar acción y cambiar.
Dejar de vivir en la queja y en el victimismo ha sido una de las mejores acciones que he hecho en mi vida. Puedes empezar por observar a quién responsabilizas de lo que no te gusta de tu vida, de lo que estás obteniendo y lo que no estás obteniendo. Tendemos a culpar a la sociedad, al sistema, a nuestros padres, a la mala suerte, al covid,.. factores externos, excusas que nos quitan de cualquier responsabilidad. Y lo mismo sucede cuando nos pasa algo bueno a nosotros o a los de nuestro alrededor, ¡qué suerte tengo! o qué suerte tiene esa persona, su situación es mejor que la mía,.. etc. Todos nacemos con unas cartas diferentes, nuestro propósito es como jugamos con ellas.

Si tu cambias todo cambia. Es así de real, puedes comprobarlo tu misma. Es hora de empezar a responsabilizarte de tu vida y de tus acciones. Te aseguro que es la única forma de cambiar tu realidad.
 
Y aquí va el ejercicio práctico de hoy. Te invito a que tomes consciencia de cuantas veces al día te quejas. Quéjate durante dos minutos y anota todas tus quejas en un papel. Pasados los dos minutos para y observa tu lista.
Observa si vives en modo víctima y que beneficios te aporta esta forma de vivir.

¿Te aporta energía?
¿Te aporta buen humor?
¿Te aporta serenidad?
¿Te empodera?
 
Al contrario, te quita poder y energía, te hace pequeña y te paraliza. Es más, te lleva a vivir en un estado de enfado con la vida que no te beneficia en absoluto, ni a ti ni a tus hijos ni a los que te rodean. Entonces ¿por qué sigues en modo víctima? Porque estás dentro de tu zona de “confort” (que de confort no tiene nada, así que prefiero llamarla zona de costumbre), porque te da miedo mover ficha, te da miedo el cambio, te da miedo tomar acción… y porqué obviamente obtienes unos beneficios de ello. Te dejo que pienses en ellos.
 
Necesitamos ponernos en modo solución, modo como me cuido, modo como me atiendo, modo qué aporto al mundo.
 Hazte ese regalo, ¡te lo mereces!

Si no te gusta lo que recibes de vuelta, revisa muy bien lo que estás dando. 
 
Espero que te resuene y tomes acción.
 
Te abrazo mucho,
 
Carlota
 
Pd: Si eres madre te invito a descubrir el Método Renace. Un método creado con todo mi amor y cariño, largos años de formación y mi propia experiencia para poder brillar como madre y como mujer, liberándote de miedos y bloqueos, conectando con tu esencia y tu confianza, nutriéndote a ti y a tus hijos como necesitan. ¡Te espero al otro lado!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comienza por mi Ebook​

30 recursos esenciales para vivir desde el autocuidado y el empoderamiento. Descárgalo gratis ahora.